BLOG

13 Apr Tango Workshop: Historia del Tango I

Tango

.

Hasta su mismo nombre,  Tango, tiene raíces en los sentimientos más profundos que lo inspiran, pues Tango se denominaba al lugar en que se comerciaba con seres humanos, donde se confinaban personas negras capturadas  que serían enviadas más tarde como esclavos a América y Europa.

.

El origen del Tango se sitúa en la zona del Río de la plata, Argentina y Uruguay o lo que es lo mismo, sus dos ciudades platenses Buenos Aires y Montevideo, en los sectores marginales de la sociedad rioplatense, principalmente  bares de ínfima categoría, prostíbulos  y cafetines orilleros. Un crisol de culturas, de sentimientos, desarraigo, delincuencia, esperanzas, pasiones e historias de grandes tristezas y grandes alegrías.

.

Así, en el rincón de la ciudad de los pobres y desesperados, se vertió, mezcló y modeló el tango. Músicos, generalmente improvisados, adaptaban pasajes de piezas folclóricas propias, las mezclaban, entrelazaban y cerca de 1880 se considera que empezó a difundirse de manera conocida y popular este tipo de música de manera definida. El Tango en sus comienzos se bailaba entre hombres.

.

.

En estos años, se reprodujeron los burdeles con mujeres que venían de todas partes del mundo. Entre sus propietarios, entorno marginal y clientes, hombres de origen africano, caribeños, argentinos indígenas y muchos inmigrantes europeos pobres que también comenzaron a llegar en grandes oleadas hacia el final de siglo, todos, acompañados de sus culturas, soledad y desesperación. La habanera cubana, el tango andaluz,  la mazurca, el candombe, la polka europea y la milonga  enlazaron sus raíces con el bandoneón, instrumento enseña de aportación alemana.

 

.

El movimiento elegante y apasionado del tango muestra la exótica mezcla cultural de estos primeros bailarines . Pero con el pasar del tiempo el espectáculo se hacía repetitivo y para no aburrir a su público contrataban a tríos o distintas agrupaciones de músicos con variados instrumentos, siempre portables.

.

Fue tan grande el éxito, que estas actuaciones comenzaron a realizarse con más frecuencia, cantando y bailando con los ya establecidos pasos de cuatro pies rítmicos, distribuidos en dos tiempos.

En los primeros años del siglo XX, el Tango desembarcó en París, donde dejó para siempre el bandoneón, el instrumento que habla con matices de jazz y poesía. Se extendió por Europa y llegó a EEUU de forma sostenida e imparable. Las orquestas evolucionaron desde los instrumentos portables de tres miembros a  hasta de 6 ó 7 músicos que tocaban violines, contrabajos, pianos y bandoneones.

 

Surge un nuevo y gran protagonista en solitario, el cantante.

La difusión en teatros, la omnipresente radio y la posibilidad de grabar  discos fue un multiplicador de posibilidades y oportunidades para tangueros apasionados y talentosos compositores. La figura del cantante debía de ser carismática, su vestimenta y actitud transmitían un mensaje y estilo muy propio del ambiente del que todo nacía, hampa, soledad, sentimientos , pasión, desencanto…

 

 

Las letras de las canciones reflejan la nostalgia del pasado,

del amor perdido, de la soledad de la ciudad, y más recientemente de la rebelión de los jóvenes.

 

!Porque el tango es fuerte!

tiene olor a vida

tiene gusto… a muerte

porque quise mucho, y porque me engañaron

y pase la vida masticando sueños

porque soy un arbol que nunca dio frutos

porque soy un perro que no tiene dueño

porque tengo odios que nunca los digo

porque cuando quiero, porque cuando quiero me desangro en besos

porque quise mucho, y no me han querido

por eso, canto, tan triste…

 

La Cumparsita es el tango más famoso de todos los tiempos

 

Continuará …. Historia del tango II