BLOG

03 Jan Flamenco! Uno de los sentimientos más profundos sobre la cultura española

Flamenco, pasión española alrededor del mundo

Etimología

.

El origen de la palabra flamenco está envuelta en un verdadero misterio. Existen múltiples teorías, aunque la más difundida es la defendida por Blas Infante en su libro “Orígenes de lo flamenco”: La palabra “flamenco” deriva de los términos árabes “Felah-Mengus“, que significan  “campesino errante“.

Otras Teorías:

1.- Nombre que se le había dado al género por el ave llamada flamenco, justificó la idea argumentando que los cantaores practicaban el cante vestidos con chaqueta corta, eran altos y quebrados de cintura, por lo que se parecía al ave zancuda.

2.- Antonio Machado y Demófilo dicen que es la manera en la que los andaluces llaman a los gitanos.

3.- Flamenco procede del argot empleado a finales del siglo XVIII y principios del XIX para catalogar todo lo que significa ostentoso, pretencioso o fanfarrón .

.

 

Historia del Flamenco

 

 

 

La cuna del flamenco es la región de Andalucía,

situada al sur de España,  aunque tiene raíces en

otras regiones españolas como  Murcia y Extremadura.

 

 

.

.

Orígenes (Finales S. XVIII – 1850)

.

La palabra aparece por primera vez en 1860 y se refiere a un producto básicamente romántico.

El majismo del XVIII y el costumbrismo del XIX sirven al reconocimiento de un sector de población encarnado en este momento a través de “tipos populares” y que ha funcionado como “imagen de Andalucía”. Las descripciones de Davillier, Ford y otros  viajeros románticos, y el material de estampas y litografías de la época sirven a la construcción de esta figuración típica sobre “lo andaluz”: el torero, el contrabandista, el bandolero, el gitano, etc.

Las más documentadas referencias entre 1750 y 1850 tienen que ver con el baile, con la fiesta. Danzas que debieron combinar modos populares bailados en parejas y los “bailes de palillos”, reinterpretados por las clases populares.

En el cante contamos con los nombres de algunos intérpretes como El Nitri  (Primera Llave de Oro del Cante) y Joaquín, el de la Paula. La instrumentación que los acompaña es un instrumento algo más pequeño que la guitarra y que se tocaba mediante rasgueos y en posición vertical- para incorporar violines, laúdes, castañuelas…

En esta época, los espacios de representación del flamenco son los teatros, las academias de baile o salones, donde el público acudía a los ensayos de bailarinas mediante el pago de una entrada, las zambras granadinas, ventas, posadas y otros sitios de parada, y fiestas particulares.

 

.

Edad de Oro (1850-1920)

.

El café cantante es el espacio de profesionalización definitiva del Flamenco. Su impulsor fue Silverio Franconetti , cantaor y empresario, que radicó en Sevilla su negocio, junto a otros locales que se convirtieron en espacios frecuentados por un determinado público popular.

Los cafés se difunden por ciudades con cierto movimiento económico: Sevilla, Málaga, Cádiz, Jerez, La Unión, Cartagena, Barcelona, Madrid, Bilbao, Coruña… Eran locales de medianas dimensiones con un pequeño escenario, mesas y sillas para el público.

Los cuadros de baile incluían bailaoras y bailaores, palmeros, guitarristas y esquineros. Surgen intérpretes míticas como  La Macarrona, La Malena y La Cuenca. Se establece la separación entre el baile de mujer, más sensual y sugerente, y el baile masculino, más sobrio y vertical.

El  cante se hizo entonces creación personal, se detuvo el ritmo, y el cante y el toque adquirieron protagonismo propio. En el toque se produce el acercamiento de guitarristas clásicos al Flamenco y la generalización del uso de la cejilla que permitió una más certera conjunción entre cante y guitarra.             D. Ramón Montoya es una de las figuras claves del período.

Los cafés cantantes adquieren cierta mala fama ligada a los horarios intempestivos, el consumo de bebidas alcohólicas y trifulcas, que se refleja en la prensa de la época y que contribuyó a su decadencia.

Paralelamente, el antiflamenquismo  que manifestaron, entre otros, algunos autores de la Generación del 98 fue la contemplación del Flamenco como una de las causas que impedían a España alcanzar la modernidad. En defensa del Flamenco puro, de lo que Falla llamará  cante jondo, un grupo de intelectuales y artistas organiza en Granada el Concurso de Cante Jondo en 1922.

.

 

Ópera Flamenca (1920-1955)

.

Entre 1920 y 1930 entran en crisis definitiva los cafés cantante y aparecen nuevos escenarios, más accesibles a un gran público –plazas de toros, circos, teatros– que seguirán vigentes hasta la década de los 50 y con posterioridad. El modelo de organización del espectáculo pasa por la formación de compañías que encuentran una oferta de trabajo veraniega que se combina con los inviernos en los colmaos y fiestas particulares.

Este período viene marcado por la ruptura que supuso la  Guerra Civil (1936-39). Hasta 1936 el Flamenco sirve de complemento de obras teatrales y  cinematográficas junto a otros géneros. Desde 1936 y hasta 1955 se ponen de moda cantes de corte liviano y las voces suaves, laínas.

La dictadura usó el Flamenco para construir los símbolos de “lo español” como se observa en el  cine folclórico que se populariza tras la Guerra.

El cine, la enorme comercialización de placas de pizarra y la radiodifusión hicieron de los flamencos figuras populares: artistas que provenían del café cantante, desde Pastora Pavón hasta Pastora Imperio, pasando por Carmen Amaya y Ramón Montoya.

Al toque ya encontramos a grandes maestros de la guitarra flamenca como Niño Ricardo, Sabicas, Manolo de Badajoz y Manolo de Huelva.

Comienza el despegue del ballet flamenco que implicaba gran perfeccionamiento técnico, mayor profesionalización de las compañías y por ende, mejores coreografías.

Algunos artistas como Antonia Mercé “la Argentina” y Antonio el Bailarín aunaban danza española y Flamenco. Carmen Amaya  representa el baile temperamental. Unos y otros viajan por todo el mundo – obligados por el estallido de la Guerra Civil- y protagonizan esta internacionalización del Flamenco. Estamos ante uno de los períodos más prolíficos y de más alta calidad de la historia del baile flamenco.

.

 

Neoclasicismo Flamenco (1955-1990)

.

La publicación en 1955 del libro “ Flamencología” de González Climent -obra clave que fomentó la intelectualización del flamenco– supone el punto de partida de este período. Estuvo marcado por el “ Mairenismo”, expresado en la publicación de “Mundo y Formas del Arte Flamenco ”, en la que el maestro de Mairena del Alcor defendía un concepto de pureza de marcado gitanismo.

La celebración en 1956 del Concurso de Arte Flamenco de Córdoba será el camino para su búsqueda, sirviendo de modelo para otros certámenes impulsados por las peñas –partidarias de esta pureza-.

Aparece un número inusitado de libros y revistas flamencas y se constituye la Cátedra de Flamencología de Jerez de la Frontera. En los 60 el Flamenco entra de manera simbólica y punctual en la universidad mediante conferencias, homenajes y ciclos.

Los festivales flamencos, nuevo formato de los espectáculos basado en la sobriedad de la puesta en escena, se convirtieron en el trampolín definitivo para toda una generación.

.

La aparición del disco de vinilo en los 50 propicia la edición de las primeras  Antologías Flamencas. La modernización, el aperturismo político y el boom turístico potencian la proliferación de los tablaos , escenarios herederos del café cantante, que se distribuyen por las zonas costeras y principales ciudades de la geografía española.

Aparecen nuevas compañías de baile, tanto privadas como institucionales. El concepto de ballet flamenco se actualiza, aliándose con otras artes como el teatro y el cine, y se centra en la historia de los gitanos y los argumentos lorquianos.

Figuras clave de esta época fueron Camarón de la Isla, Paco de Lucía, Carmen Amaya y Lola Flores entre otros.

 

 

.

Flamenco en la actualidad (1990-Presente)

.

El desarrollo actual del Flamenco viene marcado por un mayor reconocimiento institucional y académico, su definitiva difusión internacional y su afianzamiento dentro de la industria cultural. Dinámicas impulsadas por la inquietud de los propios artistas y por una iniciativa empresarial que ha encontrado en las nuevas tecnologías una herramienta muy útil para la distribución del Flamenco como bien cultural.

.

La administración también ha actuado como agente nuclear en este proceso asumiendo un papel protagonista tanto en labores de conservación, documentación y salvaguarda como a la hora de fomentar y apoyar la creación flamenca que encuentra nuevas formas y ámbitos de expresión –moda, diseño…-.

Se han producido significativos avances en el camino hacia la incorporación definitiva del Flamenco al sistema educativo Andaluz en todos sus niveles. Ha visto renovado su interés como objeto de estudio e investigación , se ha incluido en los  conservatorios de música y ha aumentado el volumen y rigor de la producción académica.

.

 

Además de los espacios tradicionales, el Flamenco se escenifica en  grandes teatros y llega a protagonizar eventos culturales de gran magnitud dentro y fuera de España. Este es objeto de nuevos procesos de consumo cultural y experimenta una creciente complejización técnica e interpretativa que afecta sobre todo a la guitarra y el baile. Sara Baras, Rocío Molina y Galván son varios de los bailaores más destacados.

 

 

.

En el cante la presencia femenina se hace más notable y conviven las maneras más clásicas con otras estéticas que se suceden por la impronta de determinadas figuras como Camarón, Enrique Morente o José Mercé.

Las fusiones del Flamenco con otras músicas se multiplican arrojando resultados muy diversos y desiguales. Algunas encuentran continuidad y conforman un subgénero dentro del Flamenco, otras no resisten el paso del tiempo y desaparecen. Bajo el impreciso término de “Nuevo Flamenco” se incluyen intérpretes tan diversos como Ketama, Chano Domínguez, Niña Pastori, Kiko Veneno…

.

Los estilos festeros gozan de mayor aceptación y los aires aflamencados se hacen habituales en las músicas más comerciales, buen ejemplo son India Martínez y David Bisbal. Se incorporan otros instrumentos de percusión, cuerda y viento.

.

 

.

Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

La Unesco incluyó en el año 2010 el flamenco en su lista como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, ya que está

hondamente arraigado en la comunidad que lo practica, fortalece su identidad y se transmite sin interrupción

de generación en generación.

 

.

.

 

 

“La lucha entre tradición y creación

es ahora más que nunca una prueba clara de la

vitalidad y dinamismo del Arte Flamenco”